“Yoga es estar presente en la propia vida”

0
86

La historia que les voy a contar hoy, sé que es casi increíble. Aun cuando pienso en lo que pasó, un escalofrío me recorre el cuerpo y resuena en mi mente una sola palabra:
Anirvachaniya.

“Anirvachaniya” (inexplicable) así me decía el Rishi de Chidambaram, lugar sagrado de peregrinaje en el sur de India, cada vez que le preguntaba sobre mis dudas sin
respuestas.

Esto que les voy a contar, ocurrió el 5 de enero con las primeras luces de la alborada.
Amanecía y comenzó a escucharse una melodía celestial proveniente de la biblioteca
de la casa en donde hay 9.284 libros. En el lugar, hasta ese momento siempre había reinado “el silencio”, un silencio profundo; esa clase de silencio que puede escucharse. Pero esa madrugada todo cambiaría, para dejarme una vez más sin respuestas.

Bajé las escaleras con toda la rapidez que me permitían las piernas, con la ayuda del
bastón empujé la puerta y en ese instante miles de mariposas de los más bellos colores
salían de todas partes; la sinfonía me hizo flotar en el aire, la belleza se había instalado
con todo su esplendor. Lágrimas de felicidad corrían por mi rostro, Platón saltaba a mi lado moviendo la cola y ladrando de alegría. En ese momento miré hacia el suelo y uno de los libros había caído abierto.

Decía: “El yoga es uno de los seis sistemas fundamentales del pensamiento de la India que se conoce como darsana“. Dicha palabra deriva de la raíz sánscrita drs, que se traduce como “ver”, por lo tanto, darsana significa “vista”, “mirar”, “punto de vista” y
si profundizamos decimos “cierta forma de ver”.

De hecho, todos los grandes textos nos introducen a formas “de ver” que nos dan la oportunidad de poder reconocernos mejor, para poder ver dentro de nosotros más profundo.

RUNA


El yoga tiene sus orígenes en los Vedas (registros más antiguos de la cultura hindú). En
el Yoga Sutras, el gran sabio Patañjali lo sistematizó buscando darle profundidad y
sencillez.

A través de los siglos se han transmitido diferentes interpretaciones de la palabra yoga.
En este caso, nos estamos direccionado a nuestras acciones. El yoga también significa
actuar,
de tal manera que toda nuestra atención esté dirigida hacia la actividad que
estamos realizando ahora.

El yoga intenta crear un estado en el cual siempre estemos presentes en nuestras
acciones. Cuando ponemos atención en ellas, dejamos de ser prisioneros de nuestros hábitos, evitando repeticiones innecesarias.

“La vida solo puede tener lugar en el momento presente, si perdemos este momento, perdemos la vida”.

RUNA

La verdadera presencia es más que estar físicamente en un lugar: es
estar conectados con nuestra esencia.
Esto es yoga.

Runa

Bibliografía: T.K.V. Desikachar (2003) “El corazón del Yoga- Desarrollo de una práctica
personal” Editorial Mexicana s.a de c.v