El espíritu del Yoga

0
119

Me llamo Runa, nací no sé muy bien hace cuantos años, solo sé que soy un hombre viejo, aunque así no lo sienta.

Estoy aquí para compartir con ustedes parte de lo que recopilé en los increíbles viajes por los que me llevó la vida.

Tengo una inmensa biblioteca que está al lado del invernadero en donde cultivo plantas medicinales con las cuales sano algunas viejas dolencias del alma y del cuerpo.

Hace algunos días atrás, entrada la madrugada, no podía dormir, escuchaba ruidos en la biblioteca. Platón, mi pequeño compañero, empezó a ladrar sin parar. Decidí ir hasta allí y encontré varios libros abiertos en el suelo. Estaban intactos, pero en cada uno de ellos una especie de brillo iluminaba una parte del texto.

Simplemente quiero compartirles parte de lo que leí esa noche:

Vivir es luchar por un ideal, es luchar por la plenitud y la perfección, es una batalla por obtener la independencia suprema. El hombre evoluciona, crece, se expande y gana determinadas experiencias a través de la lucha. La vida y la sociedad no pueden existir sin la batalla y la lucha. Si deseas continuar tu existencia, la lucha se hace imperativa. Si dejas de luchar dejas de existir. Lucha valientemente contra los enemigos internos en el campo de batalla de tu corazón. Aún una pequeña victoria en la batalla interna con tu mente y sentidos, desarrollará tu fuerza de voluntad y te proporcionará seguridad y coraje.

El éxito está asegurado si llevas una vida simple y modesta. No vivas para comer, sino que come para vivir. No albergues envidia, no calumnies. No digas falsedades. No engañes. La rectitud es la regla de la vida. Estarás siempre alegre, feliz, sosegado. Lleva una vida virtuosa. La vida humana no es tal si está desprovista de virtudes.

La sal de la vida es el servicio desinteresado. La vida no se vive si no sirves ni amas a toda la humanidad. El secreto de la vida yace en el amor y el servicio hacia el prójimo. El poder de lo divino fluirá a través tuyo como una fuerza vivificadora.

Vive el presente, olvida el pasado y abandona las esperanzas del futuro. Entiende bien el significado de la vida, y comienza tu búsqueda.

La vida es tu mayor regalo, utiliza cada segundo provechosamente, el éxito llega a menudo a quienes se arriesgan y actúan.”

No sé muy bien que pasó después, cosa extraña, desperté en mi cama, Platón dormía arrollado al lado de la estufa en la que aún ardían unos leños. El sol iluminaba el nuevo día y en mi mente resonaban solo tres palabras: Comienza tu búsqueda.

Ustedes ya lo saben, soy un hombre viejo, aunque así no lo sienta. Por eso decidí estar hoy aquí y buscar (junto a quienes quieran acompañarme) la sabiduría para la vida.

                                                        Runa

Bibliografía

Senda divina. Swami Sivananda. Editorial Edaf S.A Madrid.