“Saber escuchar”

0
262

A lo largo de la historia de la humanidad, los seres humanos siempre hemos sentido la necesidad de comunicarnos. Somos seres sociales, no podemos vivir aislados, necesitamos establecer comunicación con el otro. Dialogar, conectar, acercarnos, sentirnos, decirnos.

El milagro del diálogo es producido por la combinación de la escucha, el habla y el silencio. Pero sin ninguna duda como dice Rafael Echeverría en su obra Ontología del lenguaje – El escuchar valida el hablar. Es el escuchar, no el hablar, lo que confiere sentido a lo que decimos. Por lo tanto, el escuchar es lo que dirige todo el proceso de la comunicación. –

Escuchar no es lo mismo que oír. Al final del día oímos muchas cosas, pero no escuchamos casi ninguna. Prestamos muy poca atención a lo que dicen los demás y así dejamos de lado por completo la atenta escucha que es la base del diálogo entre los seres humanos.

Únicamente cuando somos capaces de escuchar al otro, abrimos la puerta de la verdadera comunicación. El escritor francés Joseph Joubert afirmó “Si quieres hablar con alguien, empieza por abrir los oídos”

Hoy más que nunca es necesario escuchar. Claro está que saber escuchar es algo que requiere autodominio. Es una maestría difícil porque implica atención, comprensión, esfuerzo para entender el mensaje de quien nos habla y en cierta manera esto requiere de la “renuncia a nosotros mismos”.

“Escuchar es en definitiva poner en primer lugar al otro, es darle a quien está frente a nosotros lo más valioso que tenemos, nuestra amorosa atención”.

Tal vez, hoy sea un buen día para comenzar a estar más atentos, para colaborar en la alegría del otro, para aprender a escuchar.  Después de todo quizás nos inspire el viejo refrán italiano que dice: “Del escuchar procede la sabiduría”.